Pilates

Pilates

Acondicionamiento físico para todos

Historia del método Pilates

Juseph Huberus Pilates nació en la ciudad alemana de Dusseldorf en 1880, aunó sus conocimientos de Yoga, fisioculturismo, danza, artes marciales, filosofía zen budista, anatomía y antigua cultura física greco-romana para comenzar a crear su propio método de acondicionamiento, el método Pilates. En 1918, la epidema de «influenza» arrasó la tierra, matando más personas que incluso la 1ª Gerra Mundial. Sin embargo, todos los pupilos de Joe, como le llamaban, que habían realizado pilates suelo, sobrevivieron. Tras la guerra, embarcó hacia América y a bordo conoció a Clara, una artrítica maestra de infantil a la que Joe aplicó sus ejercicios para rehabilitarla. Una vez en América, se casaron y abrieron un estudio en Nueva York. En los inicios, los ejercicios Pilates eran practicados por hombres, generalemnte boxeadores, militares u oficiales de las fuerzas de la ley, pero esto cambió cuando se dieron cuenta de que los bailarines eran rápidamente rehabilitados realizando los ejercicios Pilates, lo que convirtió el método en el arma secreta de recuperación física en este colectivo. Pronto el método también fue utilizado por actores y adinerados neoyorquines, popularizándose velozmente. La gran expansión del método a nivel mundial llego posterior a la muerte de Joe en 1967.

Joe, con la creación y práctica de su método, resolvió lo que él veía como un problema social: la mayoría de la gente lleva un estilo de vida sedentario que afecta negativamente en su bienestar físico, psíquico y social. Pilates dedicó su vida a promocionar su filosofía de estar en forma y demostrándola con hechos, ya que se mantuvo en buenas condiciones durante sus 87 años de vida, edad a la que se fue tras las complicaciones derivadas de un enfisema pulmonar.

Principios

El método Pilates son una gran variedad de ejercicios realizados en suelo y con aparatos específicos, cuya filosofía implica cuerpo, mente y espíritu, basándose en principios: concentración, centralización, control, respiración, fluidez y precisión.

Debemos ser conscientes en todo momento de la posición de nuestro cuerpo y de cómo estamos ejecutando los movimientos. Cuando nos concentramos y somos conscientes de nuestros movimientos, cuerpo y mente trabajan conjuntamente en ermonia con mayor eficacia.

Todos los movimientos han de partir de lo más céntrico a lo más externo, debemos activar el transverso del abdomen para proteger esta fragil zona de nuestro cuerpo donde recaen los momentos de fuerza generados por lo smovimientos de nuestras extremidades.

Hemos de focalizarnos en la correcta ejecución de los movimientos para que sea la mente quien guíe a nuestro cuerpo, la concentración nos dará el control necesario para la realización correcta de cada ejercicio.

Cada movimiento está conectado con la respiración, una apropiada respiración permite oxigenar la musculatura y liberar sustancias dañinas, está focalizada en expandir la región posterior y lateral de las costillas.

La transición de movimientos entre un ejercicio y otro debe ser suave y continua, el final de una parte del movimiento corresponde al inicio de otro.

En Pilates las órdenes de movimiento son muy concretas y específicas por lo que su ejecición ideal requiere de una buena precisión. Según vayamos practicando y asimilando el método veremos como la precisión de nuestros propios movimientos mejora, gracias a una mayor eficacia de la conexión mente-cuerpo y de la mejora física del cuerpo en sí.

Beneficios

El Método Pilates otorga una mejora de la fuerza, resistencia y flexibilidad, aumento de la confianza en uno mismo y disminución de estrés, desarrollo de la conciencia corporal y reducción del dolor ocasionado por posturas inadecuadas, estilización de la figura, mejora de la eficacia del sistema circulatorio, respiratorio y linfático, desarrollo de la atención, concentración y control, aumento de la autoestima, prevención y rehabilitación del lesiones del sistema músculo-esquelético, aumento de la agilidad, coordinación y equilibrio, mejora de la alineación corporal y correción de hábitos posturales incorrectos e incluso, reducción de la celulitis.

Existe una fuerte evidencia que apoya que el Pilates es bueno para la mejora de la flexibilidad y del equilibrio dinámico

Mejora de la resistencia muscular, sobre todo de la musculatura abdominal y lumbar que se activan constantemente al practicar Pilates por formar parte de la musculatura central (core o powerhouse).

Respecto a la capacidad respiratoria, ha demostrado una tendencia en la elevación del pico del volumen de oxígeno.

En personas con dolor crónico de la espalda, resulta beneficioso en la reducción del dolor lumbar.

En cuanto a los efectos psico-sociales de la práctica del Método Pilates se encuentra la reducción del estrés y la mejora del bienestar.

En resumen, el método Pilates mejora la conciencia corporal, la respiración y la capacidad funcional, aumenta la fuerza, flexibilidad y control postural, favorece la conexión cuerpo-mente y la relajación, reduce el dolor y la recurrencia del mismo e incrementa la confianza en la realización de las actividades de la vida diaria, así como la participación del cliente en la realización de ejercicio y su socialización.

Si quieres un cambio en tu vida, elige el Pilates en tu hogar

A %d blogueros les gusta esto: